Proyecto Viura

Exploración y producción de gas natural convencional



El yacimiento de gas natural Viura se encuentra situado en el subsuelo de la Comunidad Autónoma de La Rioja, a unos 12 kilómetros de Logroño.

Se trata de una estructura geológica constituida por areniscas sedimentadas hace más de 100 millones de años, en el Cretácico, en cuyos poros se aloja el gas natural a unos 4.000 metros de profundidad. Desde entonces, por encima de estas areniscas porosas se fueron depositando capas sucesivas de arcillas, formando un sello perfecto que ha preservado la estanqueidad de este yacimiento.

Se estima que este yacimiento contiene al menos un volumen probado de 3 BCM (o 3.000 millones de metros cúbicos de gas natural), pero no se descarta que la roca almacén pueda alojar cantidades mayores. Este volumen probado sería equivalente a cinco años del consumo actual de La Rioja o un 10 por 100 del consumo anual de gas natural en España.


Antecedentes

La exploración de hidrocarburos en La Rioja se remonta a los años cincuenta del pasado siglo. Desde entonces, muchas empresas dedicaron importantes recursos técnicos y realizaron cuantiosas inversiones en esta zona pero sin éxito.

El premio llegó en julio del 2010, cuando el consorcio liderado por Unión Fenosa Gas Exploración y Producción, S.A. ('UFG E&P', 58,8%), filial del grupo Unión Fenosa Gas, junto a Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi, S.A. ('SHESA', 37,7%) y Oil Gas Skills, S.A. ('OGS', 3,5%) descubrió un yacimiento de gas natural convencional, tras la realización de un sondeo exploratorio denominado Viura-1. Este proyecto nace asociado a los permisos de exploración, concedidos por el Ministerio de Industria, de Cameros-2 (julio 1995) y Ebro-A (noviembre 2006).

Este sondeo, en el permiso ubicado en el término municipal de Sotés, y realizado entre diciembre de 2009 y septiembre de 2010, alcanzó la profundidad de 3.788 metros y, en las pruebas que se realizaron tras su perforación, se registraron caudales de producción de gas natural suficientes y sostenidos que justificaban seguir adelante con el proyecto.

Proyecto

Los promotores decidieron entonces la realización de una serie de trabajos adicionales que permitirían definir mejor la geometría del yacimiento y evaluar su potencial real de producción.

En primer lugar se realizó un estudio tridimensional de la geometría del subsuelo bajo una superficie de 232 Km2, que se extendió por 23 términos municipales riojanos, entre noviembre de 2012 y marzo de 2013.

Para la realización de estos trabajos, se instalaron miles de geófonos sobre la citada superficie, capaces de detectar la reflexión de las ondas generadas por camiones vibradores y por pequeñas cargas explosivas superficiales e inocuas.

El sistema utilizado determinaría el tiempo que tardaban las ondas en volver a la superficie, tras reflejarse, como si de espejos se tratara, en las diferentes capas del subsuelo. Los miles de millones de datos obtenidos de esta manera, una vez procesados, permitieron obtener una imagen precisa del subsuelo, en tres dimensiones, hasta los 6.000 metros de profundidad

En junio de 2013 se inició un nuevo sondeo exploratorio denominado Viura-3, en el permiso "Cameros-2", ubicado en el término municipal de Hornos de Moncalvillo a 1,3 Km del Viura-1, con el fin de confirmar la continuidad lateral del yacimiento y su espesor total, así como para determinar la conectividad entre ambos pozos.

Este sondeo, perforado entre el 24 de junio de 2013 y el 7 de enero de 2014, alcanzó una profundidad total de 4.256 metros, cortando todo el espesor del yacimiento Viura (466 metros) con excelentes indicios de gas.

Puesta en operación

En los primeros meses de 2015 se inició una prueba de larga duración de producción de los dos pozos, Viura-1 y Viura-3, cuyo objetivo era estudiar el comportamiento del yacimiento en cuanto a su capacidad de extracción de gas y pronosticar su evolución futura y optimizar así su desarrollo, tanto desde un punto de vista técnico, como económico.

Para realizar este ensayo fue necesaria la construcción de diversas infraestructuras para el transporte y el tratamiento del gas extraído de estos pozos.

En los terrenos colindantes con el Viura-1 se construyó la planta de proceso, donde se realizan los tratamientos necesarios al gas extraído antes de su entrega a la red nacional de gasoductos, como son la separación de agua y condensado, la reducción del contenido de CO2 y su odorización.

El pozo Viura-3 está conectado a esta planta gracias a un gasoducto enterrado de unos 1.400 metros de longitud y 10 centímetros de diámetro.

Para garantizar el suministro eléctrico a la planta se construyó también una línea eléctrica área de 1.500 metros de longitud, que conectará con la red de transporte de electricidad próxima.

Un gasoducto de transporte, de 2.400 metros de longitud y 30 centímetros de diámetro, traslada ahora el gas tratado en la planta hasta el punto de entrega, situado en el entronque con la red nacional de gasoductos de Enagas, en el término municipal de Navarrete.

Las primeras operaciones de inyección de gas natural a la red nacional tuvieron lugar a finales de febrero de 2015, pero no fue hasta los primeros días del mes de marzo cuando comenzó a comercializarlo de forma continuada.

Concesión de la licencia de explotación

El BOE del 25 de julio de 2017 publicaba el Real Decreto otorgamiento a las sociedades participantes en el proyecto de la concesión de explotación del yacimiento, tal y como establece la Ley 34/1998, de 7 de octubre, del sector de hidrocarburos, después de quedar suficientemente acreditada la existencia de hidrocarburos en cantidades comerciales, que los titulares poseen las capacidades técnica y económica necesarias, que el plan general de explotación propone unos trabajos viables para dicha explotación y que las medidas de protección medioambiental garantizan una explotación sostenible de los recursos. Este otorgamiento confiere también el derecho, en exclusiva, a realizar la explotación del yacimiento por un periodo de treinta años, prorrogable por dos períodos sucesivos de diez.

Los beneficios de la explotación

La puesta en producción del yacimiento contribuye a mitigar parcialmente las necesidades de importación de gas natural en España, que son prácticamente el 100% de la demanda nacional.

El otorgamiento permitirá realizar el desarrollo completo del yacimiento y extraer sus reservas de gas, estimadas actualmente en 3 BCM (35.100 GWh), por lo que permitirá una reducción parcial de las importaciones de gas y, por tanto, una reducción de los pagos energéticos al exterior. Posibilitará también continuar realizando trabajos adicionales de investigación que podrían poner de manifiesto la existencia de reservas adicionales de gas.

El proyecto Viura ha sido desarrollado de manera respetuosa con el medioambiente, tal como recoge la Declaración de Impacto Medioambiental y ha supuesto la realización de importantes inversiones en la comarca que han contribuido a la creación de empleo y han favorecido el desarrollo económico y social en toda esta comunidad.